Somos una gran familia contigo


Mons. Manuel Herrero             Queridos hermanos y hermanas:    Celebramos hoy el Día de la Iglesia Diocesana, de nuestra Iglesia Diocesana de Palencia.

 

Algunos no comprenden qué es la Iglesia Diocesana. El Concilio Vaticano II dice que «la diócesis es una porción del Pueblo de Dios que se confía a un obispo para que la apaciente con la colaboración de su presbiterio. Así, unida a su pastor, que la reúne en el Espíritu Santo por medio del Evangelio y la Eucaristía, constituye una Iglesia particular» (CD, 11). Dicho de otra manera menos técnica, quizás, es la familia de Dios aquí. Dios Padre, que nos ama tanto que nos ha entregado a su Hijo Jesús, nuestro hermano, y nos regala su Espíritu, su amor, su fuerza, su vida, nos ha hecho sus hijos y, por lo tanto, somos hermanos entre nosotros. Pero no podemos ni debemos cerrarnos: viviendo en la verdad y en el amor mutuo y fraterno, tenemos que atraer a otros para que experimenten felizmente con nosotros la alegría de sabernos familia.

Nuestra Iglesia-familia de Palencia estrena este año un Plan de Pastoral nuevo, para cinco años, que después se desarrollará en programaciones anuales. Este Plan tiene un título retador: “LA ALEGRÍA DE CREER Y CREAR EN ESTA TIERRA DE PALENCIA”LA ALEGRÍA, porque debe ser la nota de los cristianos, la alegría de creer; el Evangelio es Buena Noticia, lo ha sido, lo es y lo será. Dios es amor y nos ama con amor de Padre y entrañas de Madre. Desde el anuncio del ángel a María, diciéndole: alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo (Lc 1, 28), hasta las apariciones de Jesús Resucitado a los suyos, que les dice: Alegraos (Mt 26, 9). DE CREER, es decir, de cimentar nuestra vida en el motivo de nuestra alegría, en Jesús, porque sabemos que nada ni nadie nos podrá apartar de su amor. Y CREAR, porque, siendo débiles y pecadores, él confía en nosotros y nos invita a colaborar con él para que su reino se haga realidad visible, tangible y sea la alegría de todos, especialmente de los sencillos, humildes y pequeños. Él nos dice: id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación (Mc 16, 15). EN ESTA TIERRA DE PALENCIA. Sí, aquí en Palencia, capital y provincia, ciudades, pueblos y barrios; en esta tierra donde nuestros mayores, movidos por la fe, nos dejaron monumentos y obras que son testigos de su fe, donde han surgido tantos misioneros, sacerdotes, religiosos, y laicos comprometidos y donde hoy nosotros tenemos que anunciar, celebrar , orar y vivir el Evangelio de la Alegría.

Tú también eres miembro de esta familia. Como cada uno, tienes a Dios por Padre, y a la comunidad cristiana, a la Iglesia, por madre; a Jesucristo, el Hijo Primogénito de Dios, y a cada cristiano por hermano; al Espíritu Santo como si fuera la sangre común que nos da vida y nos hace vivir y nos vincula en el amor. Fuiste engendrado, como nosotros, en el seno de la Iglesia doméstica de tus padres; fuiste alumbrado en día del bautismo, día en que naciste a la vida de Dios; somos alimentados por la Palabra de Dios y la Eucaristía; crecemos conociéndonos, ayudándonos, enseñándonos, pasando ratos de tertulia alegre juntos, perdonándonos unos y otros, etc. Tú tienes derecho a hacer oír tu voz y participar en la marcha de tu familia, saber qué se hace, saber con qué bienes se cuenta, cuánto entra, en qué se emplea, etc. Tú también tienes parte en la herencia común, Dios mismo, que nos abre su corazón como morada feliz eterna.

¿Cómo vivir más y mejor nuestro ser familia? Pregúntalo y actúa. Te sugiero que en estos días des gracias a Dios, a la Iglesia, a tus padres y padrinos, aunque hayan fallecido, a los sacerdotes, catequistas, a los demás cristianos que te han ayudado a creer y crecer. Que no alejes de la Iglesia, tu familia. Que mires a los otros como hermanos. Que seas activo en la misma preguntándote qué puedes hacer por esta tu y mi familia; que responsablemente colabores en lo que puedas, desde la oración hasta el servicio a los enfermos, ancianos, a los más necesitados y pobres de cerca y de lejos. Que no dejes de participar en la Eucaristía de los domingos y fiestas, pues te echaríamos de menos y te perderías la alegría de encontrarnos como familia, comiendo y bebiendo en la mesa del Señor, la mesa de la Palabra y la Eucaristía. Que colabores también económicamente, en la medida que puedas, a mantener nuestra familia y sus actividades, pues muchos lo pasan mal, y nuestra casa -los templos- precisan mantenimiento. Que invites a otros, una y otra vez y no te canses si te dicen varias veces que no, a participar en esta familia. No falles. Nos harías más pobres, te echaríamos de menos, estaríamos más tristes sin ti, y tú también serías más pobre, más triste y solo sin tu familia.

No lo olvides: SOMOS UNA GRAN FAMILIA CONTIGO.

+ Manuel Herrero

Obispo de Palencia

imprimir

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies