«Tengamos miradas de hermano y no miserables ni de enemigos», dice el cardenal Osoro


El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, estuvo este lunes, 11 de septiembre, en el programa El Cascabel, de TRECE Madrid, dirigido por Antonio Jiménez, para hablar de la histórica visita del Papa Francisco a Colombia.

En la entrevista, el prelado habló de la consolidación de la paz y la reconciliación, acentuando las palabras «claves, claras y tremendamente evangélicas» que dirigió el Papa al pueblo colombiano. El Santo Padre «ha llamado a acoger ese amor de Dios», dijo, «que nos hace a todos los hombres capaces de salir al encuentro de los demás». Además, destacó cómo el Papa les invitó a ser capaces de «comprender y encontrarnos para darnos soluciones», y de «crear la cultura del encuentro, que es la cultura que inicia Jesucristo cuando Dios toma la decisión de venir a este mundo y encontrarse con todos los hombres». Así, «cuando le abrimos el corazón, cambia nuestro corazón y cambia nuestras relaciones».

El arma de Dios cambia el mundo

El purpurado también destacó el mensaje que les dirigió a los obispos, entre los cuales estaba él: «Nos dijo que no somos políticos, sino pastores», y que «hay que aprender a ser pastores con la mirada y en la relación con nuestro Señor, mirando a Jesucristo y mirando lo que hizo Él en este mundo y por esta tierra mientras estuvo con nosotros». Y, con esta misión, «decir que Dios quiere y ama a los hombres» y «quiere que el arma con que vayamos y trabajemos en este mundo sea el que Él utilizó para cambiar el corazón y la vida». El arma que cambia el mundo, señaló, «porque es el más revolucionario que existe».

Preguntado por las palabras que el Papa Francisco dirigió a Venezuela y el papel activo de la ONU en el país sudamericano, el arzobispo de Madrid aseveró que «todas las palabras del Papa tienen eco para el corazón de todos los hombres y mujeres de buena voluntad». Bienaventurados si somos humildes, expresó, «para mantener el coraje y tocar la carne herida de la propia historia y de la historia de la gente»; y «tenemos coraje para limpiarla y sanarla con lo que el Señor mismo nos da».

Así, con el Papa todavía en la piel de su memoria, animó a todos a «descubrir que las cosas se pueden hacer de otra manera diferente y no con miradas miserables». A esto ha invitado el Santo Padre: «A que vean o miren, también, los que dirigen Venezuela u otros países, así como los que estamos en los lugares donde estamos», para que «tengamos miradas de hermano y no miserables ni de enemigos». Y esa (

Carlos González – Archidiócesis de Madrid)

imprimir

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies