Carta a los niños de catequesis


Mons. Julián Ruiz Martorell          Queridos niños: Las personas mayores os han apuntado a catequesis. En años anteriores habéis visto a vuestros hermanos, primos o vecinos hacer la Primera Comunión. Seguro que os han invitado a su fiesta. Y ellos os podrán explicar que en catequesis se habla de muchas cosas y, sobre todo, de un buen amigo vuestro, que se llama Jesús.

En catequesis os contarán la vida de Jesús: su nacimiento, su vida sencilla, el comienzo de su misión, cómo y cuándo eligió a sus discípulos, las palabras que dijo, los milagros que hizo, las imágenes que usaba para explicarse, la gente que acudía para que les curase, las dificultades que tuvo con los que no querían entenderle, el dolor que sufrió, la cruz que llevó sobre sus hombros, su amor y su perdón para los que le rechazaban, su triunfo sobre el mal, su resurrección, el envío de sus amigos por todo el mundo.

En catequesis haréis actividades importantes: rellenar fichas, colorear dibujos, responder a preguntas, aprender oraciones, cantar a gusto. Pero habrá algo todavía más importante: ser amigos de Jesús, un amigo que siempre está a vuestro lado y que nunca os olvida.

Os hablarán del país de Jesús, de sus ríos y montañas; de su desierto y sus ciudades. Oiréis hablar de viajes; de un lago que es como un mar; de barcas y redes; de aves y trigo; de semillas y monedas; de pan y peces; de leche y miel; de agua y vino; de padres y de hijos.

Conoceréis a muchas personas necesitadas que se acercaban a Jesús: cojos, ciegos, mudos, enfermos, pobres. Jesús les hablaba con amor y ellos le escuchaban con atención; y luego los que estaban mal se encontraban mejor.

También sabréis que la Iglesia es la familia de los amigos de Jesús. Desde que os bautizaron sois miembros de esta familia, que quiere que todas las personas del mundo conozcan a Jesús.

No podemos ser cristianos sin participar en la vida de la Iglesia, porque es una familia en la que nos necesitamos todos.

Os recordarán que el domingo es un día especial. No solamente porque no hay colegio y se puede descansar un poco más. En el domingo, los cristianos nos reunimos con alegría para escuchar la palabra de Jesús, para cantar, para rezar y, cuando ya estamos bien preparados, para recibir la comunión.

El domingo es una fiesta grande en la que vamos a la Iglesia para participar en la Eucaristía, porque Jesús nos llama, nos une y nos envía a anunciar el Evangelio a todas las personas.

En la catequesis también tienen un lugar destacado vuestros padres y abuelos. Ellos os acompañan para ir y volver. Y también tenéis que comentar con ellos lo que hacéis, y hasta podéis pedirles ayuda cuando tengáis que hacer alguna actividad en casa. Sería muy bonito que conociesen desde cerca todo lo que vais a vivir durante este tiempo.

Me imagino que estáis apuntados en clase de Religión. Los profesores os enseñarán mucho y muy bien. Os hablarán de personajes de la Biblia. Conoceréis historias muy bonitas y os explicarán palabras nuevas.

Ya veréis cómo os gustará mucho la catequesis de cada semana. Con vuestros amigos, algunos con los que estudiáis en el mismo colegio y otros que viven cerca de vuestras casas, vais a ir creciendo juntos y vais a ir queriendo cada día más a Jesús y a la Iglesia.

Recordad que Jesús os quiere mucho.

Recibid un gran saludo.

+ Mons. Julián Ruiz Martorell, obispo de Huesca y de Jaca

imprimir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies