Saludos desde Fátima


Mons.  Àngel Saiz Meneses              Un saludo cordial desde Portugal a toda la familia diocesana. Me encuentro en el santuario mariano de Fátima, participando en la IV Peregrinación Diocesana de Jóvenes con 200 jóvenes, 15 sacerdotes y el Obispo Auxiliar. Hemos venido a este lugar en el que María, la Madre, quiso hablarnos de un modo particular a principios del siglo XX. Hemos venido para congregarnos en su presencia como familia y para implorar su protección maternal. En el año del centenario de las apariciones hemos querido peregrinar hasta este santo lugar para volver después como apóstoles y evangelizadores. Con el lema “guiadnos hacia el cielo” vamos haciendo camino y profundizando en nuestra relación con Dios, con María, con la Iglesia y con el mundo.

Hace cien años, el 13 de mayo de 1917, la Virgen María se apareció en este lugar a tres pequeños pastores: Lucía, Jacinta y Francisco. Les invitó a ofrecerse como víctimas de reparación y se ofreció a guiarlos hasta Dios. Entonces, de sus manos maternas salió una luz que penetró en su interior, y les hizo sentirse sumergidos en Dios. La Iglesia ha dado su aprobación a la realidad de estas apariciones. El beato Pablo VI visitó Fátima en la celebración del cincuentenario; san Juan Pablo II peregrinó un año después de sufrir un atentado en la plaza de San Pedro, y consagró a la Iglesia y a todos los pueblos al Inmaculado Corazón de María; volvió en el décimo aniversario del atentado, y en su tercera visita, el 13 de mayo del 2000, beatificó a Francisco y Jacinta, con asistencia de Sor Lucía y de una multitud de peregrinos. Benedicto XVI también visitó Fátima (12/13-V-2010), consagrando a la Virgen especialmente a todos los sacerdotes de la Iglesia. Recientemente, el hecho de que el santo padre Francisco haya canonizado a Jacinta y Francisco (13-05-2017), refuerza la aprobación de la Iglesia a las apariciones de Fátima.

¿Cuál es el mensaje? El mensaje de la Virgen de Fátima es una invitación a la penitencia, a la conversión y a la oración. Hoy día se mantiene vigente, más aún, se puede decir que es urgente que sea llevado a cumplimiento. Nos encontramos inmersos en un proceso de secularización aparentemente imparable, y en parte del antiguo Occidente cristiano no es exagerado afirmar que se ha llegado a una visible apostasía. Por otra parte, la Iglesia sufre hoy fuertes persecuciones exteriores, procedentes de corrientes antiguas y modernas que van configurando una cultura cada vez más refractaria a Dios y al mensaje cristiano; y también sufre hoy la Iglesia por las infidelidades que se dan en su propio interior.

El camino de la conversión, la penitencia y la oración es el buen camino, aunque en ocasiones cueste mantener el rumbo o superar las tentaciones que se hacen presentes. Toda nuestra vida ha de ser un camino de renovación, de crecimiento, de inmersión en Cristo, un proceso constante de transformación interior y de progreso en el conocimiento y en el amor del Señor. Es preciso que se reavive su gracia en nuestros corazones para que podamos pasar de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz, de la hipocresía a la verdad, de las discordias a la unidad. María, Madre de Dios y Madre nuestra nos sigue llamando hoy con renovado amor a la conversión, a la oración y la penitencia. Aquí hemos puesto a sus pies nuestros gozos y esperanzas, nuestros sufrimientos y trabajos, y le hemos pedido por la conversión de nuestra diócesis y del mundo entero.

+ Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

imprimir

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies