Gracias a ‘Iglesia en Aragón’ y feliz mes de agosto.


Mons. Eusebio Hernández        Queridos hermanos y amigos:  Tras este último domingo de julio, nuestro semanario Iglesia en Aragón se toma un merecido descanso en el mes de agosto, el primer domingo de septiembre, nuevamente, volverá a ofrecernos cada domingo la información de nuestras diócesis aragonesas.

Agradezco desde aquí este servicio que todos los que colaboran con esta publicación nos ofrecen a los cristianos aragoneses. Que Dios premie vuestros esfuerzos y desvelos por mantenernos informados y también por el “servicio de comunión” que supone nuestra revista semanal entre las diversas diócesis.

Creo que los obispos debemos estar agradecidos porque cada semana nos dais la posibilidad de entrar en las casas de tantos fieles y de llevar nuestra palabra a nuestros diocesanos.

Durante el curso que hoy terminamos he podido escribir cada semana una carta que habéis encontrado en la quinta página de nuestra publicación. Es una obligación que me he impuesto pero que hago con agrado y espero que mis palabras os hayan servido para animar vuestra vida cristiana. Desde el domingo 4 de septiembre del año pasado hasta este domingo no he faltado a nuestra cita semanal.

Quiero siempre, como otras veces he escrito, dirigirme a vosotros con sencillez y he querido comentar con vosotros de una forma familiar distintos aspectos de la vida cristiana. Me gustaría que este pequeño esfuerzo de cada semana os haya ayudado.

Hoy las vacaciones son un concepto elástico que no necesariamente coinciden siempre con el mes de agosto, también, desgraciadamente, hay muchos que careciendo de lo necesario o bien por vivir en una gran precariedad laboral no se las pueden permitir. A los que podéis tener unos días de merecido descanso os deseo unos días felices.

También muchos pueblos de nuestra diócesis celebran en este mes de agosto sus fiestas patronales y se convierten en un lugar de encuentro. A los que vivís en ellos y a los muchos que volveréis estos días a vuestras raíces os deseo que estos días sean una muestra de comunión vividos con alegría y solidaridad.

Quiero también hacer una invitación a todos para que sepamos aprovechar estos días y que, en ellos, sepamos también encontrarnos con Dios, presente siempre en nuestras vidas. Que la Virgen María y todos los Santos que en estos días celebraréis nos ayuden a ello.

Me despido de vosotros hasta el próximo mes de septiembre en el que, si Dios quiere, volveremos a encontrarnos cada semana en esta carta semanal.

Con todo afecto os saludo y bendigo.

+ Eusebio Hernández Sola, OAR

Obispo de Tarazona

imprimir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on RedditDigg this
bookmark icon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies